Mitos rotos y doloridos

WTF?! “¿Qué es esto?” ¡Vuelve a la entrada principal, muggle!

¡Atención! La siguiente historia puede ofender a personas con defectos de nacimiento, a los topos y a fans de H. P. Lovecraft, la lucha libre y la música country.

(1) En la nota original: "Billy Ray Cyrus es un cantante norteamericano de música country, y uno de sus mayores éxitos se titula Achy Breaky Heart, "Corazón Roto y Dolorido". De ahí el título original de esta historia, Achy Breaky Mythos, que yo he traducido como "Mitos Rotos y Doloridos" para pasar el juego de palabras al español. Y para tu información, hay una versión en español de Achy Breaky Heart, titulada Mi Pobre Corazón e interpretada por Coyote Dax (esa que tiene por estribillo "No rompas más mi pobre corazón, estás pegando justo entiéndelo"). ¿Soy el único que piensa que es una canción malísima?" ¡Y sí, es el padre de Miley Cyrus!
(1) En la nota original: “Billy Ray Cyrus es un cantante norteamericano de música country, y uno de sus mayores éxitos se titula Achy Breaky Heart, “Corazón Roto y Dolorido”.

El poster de Billy Ray Cyrus (1) en la pared debería haber sido una señal de alarma para todos nosotros, pero estábamos desesperados por jugar a una partida de La Llamada de Cthulhu en la que no hubiese Vagabundos Dimensionales conduciendo camiones de reparto de helados. (2)

El nuevo máster era Biff Bam, un viejo amigo de Bastardo Tramposo; aparentemente se habían conocido en la academia militar. Era domingo, después de la hora de comer, estábamos en la casa de Biff y éramos cinco jugadores de piel pálida apretados en la habitación de hacer la colada, que estaba amueblada con la lavadora, una secadora, una mesa para jugar a las cartas, varias sillas desparejadas, y una foto ampollada por el calor del señor Corazón Roto y Dolorido en persona. Desde donde yo estaba sentado, Billy Ray me observaba con una mirada vacía pero calculadora.

El Disgusto: “Mira, todo lo que estoy diciendo es que me debes cuatro pavos.”

Yo: “No te debo nada, te dije que no comieras esa estúpida ensalada en mi coche.”

El Capullo: “No me puedo creer que El Pervertido prefiriese estar con su novia antes que venir a jugar.”

Biff Bam: “¿Con quién está ahora?”

El Capullo: “Con esa chica que trabaja en la tienda de cómics… Asenath.” (3)

Bastardo Tramposo: “Parece bastante simpática…”

El Disgusto: “¡Guau! ¡Espera! ¡Para el carro! ¿Asenath? ¿Esa con el brazo deformado como el de un bebé?”

El Capullo: “La misma.”

Vagabundos dimensionales (La llamada de Cthulhu)
(2) Los Vagabundos Dimensionales son, una vez más, una de las muchas criaturas creadas por H.P. Lovecraft dentro de sus Mitos de Cthulhu (que ya se han mencionado bastantes veces… ¡y las que quedan todavía!).
Y no, conducir carritos de helado no es algo que hagan normalmente.

El Disgusto: “¿Es esa la amante definitiva de la que estaba fardando?”

Yo: “Bueno, yo al menos me alegro de que haya encontrado alguien con quien conectar.”

El Disgusto: “¡Tiene un brazo como el de un bebé! ¿Cómo puede él soportar estar cerca de ella? ¡Está deformada! ¿Qué coño pueden estar haciendo juntos?”

El Capullo: “Él dice que es como si te hiciera una paja un pterodáctilo.”

Yo: “Oh, por el amor de Dios, no tenías por qué dar detalles…”

Biff Bam: “¿Asenath? ¿Es eso un nombre griego? Suena como algo sacado de Vampiro la MasQUIArada.” (4)

Ese último trozo no es un gazapo; era la forma en que Biff pronunciaba Mascarada. Biff tenía este hábito de pronunciar mal algunas palabras al azar, de forma que tuvieran poco o ningún sentido. Para ilustrar esto, pondré en mayúsculas esas pronunciaciones tan creativas, y así todos podremos disfrutar de ellas.

Asenath (mitología egipcia)
(3) Asenath es un nombre egipcio que significa “regalo del dios del sol”. Y según el Génesis, también es la hija de Potipherah, sacerdote de Heliópolis, mujer de Joseph. No, yo tampoco lo sabía.

Biff Bam: “He estado comprobando vuestras hojas de personaje y todo parece correcto, excepto una cosa. Os pedí a todos que hiciérais acaMAdémicos, y uno de vosotros hizo a un NIMja.”

El Disgusto: “Es un profesor de estudios ninja.”

Yo: “¿Tenían estudios ninja en los años 30?”

El Disgusto: “Más te vale tener cuidado con lo que dices, ya estás caminando sobre hielo fino en lo que a mí respecta.”

Yo: “Oooooh, estoy asustado.”

El Disgusto: “Más te vale. Te dejaré K.O. en el suelo como a un taco mojado.”

Bastardo Tramposo: “¿Qué?”

Biff Bam: “Dejadlo ya, chicos. Mi mami está intentando ver Madam’s Place“. (5)

El Capullo: “Lo siento.”

Vampiro: La-Mascarada (manual)
(4) Vampiro: La Mascarada (y no MasQUIArada, claro) fue el primer juego de rol de White Wolf enmarcado en su Mundo de Tinieblas. (Hay más información al final de la historia.)

Biff Bam: “Bueno, digamos simplemente que eres un profesor de mitoloGINIA occidental que estudia kung-fu y esas cosas.”

El Disgusto: “Lo que sea.”

Mientras hablaba cerró puerta de la habitación, aislándonos del mundo exterior. La luz fluorescente hacía que mis compañeros de juego parecieran cadáveres, y no los cadáveres saludables y completos que puedes encontrar bajo tierra, sino más bien los que encontrarías varados en las costas de Nueva Jersey. Biff nos presentó las bases del escenario a muy grandes rasgos; todos éramos respetados profesores de mitología, teología y arqueología.

Biff Bam: “Bueno, todos vuestros personajes se conocen entre sí a un nivel PORfesional. Quizá haya una cierta rivalidad académica entre algunos; vuestro personaje puede haber cuestionado las ideas de alguno de los otros.”

Bastardo Tramposo: “Con puntuaciones casi perfectas como las mías, tendrías que estar loco para meterte con mi personaje.”

Biff Bam: “Todos vuestros personajes tienen un amigo mutuo, un aventurero llamado Dick Marvil.”

El Disgusto: “¿A mí me haces crear a un profesor y a este Dick Marvil le toca ser aventurero?”

Biff Bam: “Cada uno de vosotros recibe un telegrama de Dick pidiéndoos que le visitéis en la casa que heredó en Arkham, Massachusetts.”

Yo: “¡Hago mis maletas inmediatamente!”

Bastardo Tramposo: “Yo ordeno a mis sirvientes que hagan las mías.”

El Capullo: “Yo cojo a mi mascota, el dragón de Komodo, y me voy.”

Biff Bam: “¿Komodo?”

El Capullo: “Dijiste que estabas de acuerdo. Está en mi hoja de personaje.”

Biff Bam: “Déjame ver. ¿Dónde?”

El Capullo: “Por detrás.”

Biff Bam: “¿Dónde?”

El Capullo: “Justo al final.”

Biff Bam: “¿Esto de aquí? Creí que era una mancha de agua.”

Nos tomó algunos momentos resolver la situación con el Komodo, más que nada porque Biff te hacía obedecer las reglas practicando la lucha libre contigo e inmovilizándote en el suelo hasta que te desmayabas. Y, mientras tanto, en la habitación empezaba a hacer más y más calor. Intenté distraer la atención de los gritos enmudecidos de El Capullo mirando arriba hacia el póster, pero tuve que apartar la mirada.

Madame's Place
(5) Madam’s Place es una telecomedia norteamericana que empezó a emitirse en el 82.

¿Era imaginación mía, o su expresión había cambiado?

Biff Bam: “Así que todos llegáis a la gran MLANsión del tío de Dick Marvil, en la misma noche oscura y tormentosa.”

El Disgusto: “Yo no. Yo no me mezclo con los otros. Cojo una habitación en un motel del pueblo y me atrinchero en el interior.”

Bastardo Tramposo: “¿Por qué?”

El Disgusto: “Porque son mis rivales. ¿Cómo sé que todo esto no es algún tipo de complot para deshacerse de mí?”

Yo: “Nuestros personajes son rivales académicos. Énfasis en académicos.”

El Disgusto: “¡Estoy roleando! Mi personaje es una persona muy estresada, nadie respeta el campo de los Estudios Ninja Aplicados.”

El Capullo: “¿Ha empezado ya su personaje a perder puntos de cordura?” (6)

Yo: “Los está perdiendo él, en la vida real.”

Biff Bam: “Bueno, voy a llevar el tema de los puntos de cordura de manera algo DIEferente, para que lo sepáis.”

Yo: “¿Diferente, cómo?”

Biff Bam: “Bueno, todas estas reglas para la coRORdura no me parece que tengan ningún sentido.”

Cthulhu
(6) En la nota original: “En el juego de rol La Llamada de Cthulhu, los personajes de los jugadores (“investigadores”) tienen un marcador de puntos de cordura en la hoja de personaje. Cuando presencian sucesos paranormales y misteriosos (por no hablar de cuando se tropiezan con una criatura de los Mitos de Cthulhu), se arriesgan a perder puntos de cordura y, eventualmente, a volverse completamente locos.” Solo añadir que, en La Llamada de Cthulhu, la cordura no suele durar muchas sesiones, así que mejor que no te encariñes demasiado con tu personaje.

El Capullo: “Pues parece bastante fácil, si ves algo que te asusta haces una tirada de cordura.”

Bastardo Tramposo: “Rara vez fallo una tirada de cordura.”

Biff Bam: “Bueno, ese es el proBLAma, todo el rollo de la cordura se basa en el miedo más que nada, y los hombres de verdad no tienen miedo.”

Yo: “Todo el mundo tiene miedo de algo.”

Biff Bam: “Eso es lo que le dicen a las nenazas.”

El Disgusto: “Se refiere a ti, nenaza.”

Biff Bam: “Así que en mi juego tu cordura es una medida de tu hombría. Cuantos menos PIUNtos de cordura te quedan, más gay eres.”

Yo: “Estás bromeando, ¿verdad?”

Hubo unos gritos y chillidos ahogados procedentes de la otra habitación. Biff palideció un poco, se excusó y salió del cuarto. Se aseguró de cerrar la puerta tras de sí.

Nos miramos los unos a los otros por encima de la desconchada mesa de jugar a las cartas e intentamos enterarnos de lo que estaban diciendo detrás de la puerta de madera contrachapada.

Bastardo Tramposo: “¿No sería chulo que, por una vez, un personaje de El Disgusto intentase unirse al grupo?”

El Disgusto: “¿No sería chulo que tiraras los dados donde todo el mundo pudiese verlos?”

Yo: “¿Soy el único que no se siente a gusto con las reglas de cordura que se ha inventado este tío?”

El Disgusto: “¡Nenaza!”

Yo: “¿Sabes? Una vez que empiece a hostiarte no voy a ser capaz de parar.”

El Disgusto: “Sí, intenta darme una hostia. Soy un cinturón negro de seis meses. Un ninja blanco. ¡Camino entre las gotas de lluvia!”

Yo: “Y yo que pensaba que simplemente no te duchabas.”

El Capullo: “¿Soy el único que no se siente a gusto con el hecho de que me atacó y me dejó inmovilizado en el suelo?”

Bastardo Tramposo: “Ey, dadle una oportunidad a este tío, que sabe dirigir partidas chulas. Y Dick Marvil es un PNJ cojonudo.”

El Capullo: “Me estaba estrangulando.”

Yo: “Lo siento, pero todo este asunto es bastante surrealista.”

El Disgusto: “Sí, como si la opinión de un escritor fracasado importara algo.”

El Capullo: “Todavía no me siento la punta de los dedos.”

Yo: “¿Qué? ¿Pero quién coño te crees que eres para hablarme así?”

El Disgusto: “Te han rechazado ya tres editores, aquí y en Inglaterra. A mí, eso me suena a fracaso.”

Yo: “El fracaso sería no intentarlo.”

El Disgusto: “Oh, por favor. Piensa en esto, Ab3, piensa en la peor novela jamás publicada. Por defecto, esa novela es mejor que cualquier cosa que hayas escrito. La prosa de William Shatner tiene más significado que la tuya.”

Cthugha (La llamada de Chtluhu)
(7) En la nota original: “Otro de los oscuros dioses alienígenas de los Mitos de Cthulhu. Al menos ahora sabemos que tiene sobacos.” Pero no, Cthugha no siempre tiene sobacos, porque, al ser una masa de calor dotada de conciencia, no cuenta con una estructura física definida. ¿Picajoso yo? ¡Que va!

Cuando esas palabras salieron de sus labios, juro que escuché al poster de Billy Ray Cyrus animándome a matarle. Quizás lo hubiera hecho. No hubiese sido la primera muerte relacionada con los juegos de rol en mi pueblo, pero antes de que pudiese actuar Biff volvió y el juego siguió adelante.

Mientras el personaje de El Disgusto se quedaba en el pueblo y afilaba sus katanas, a los demás nos hicieron una visita guiada por la casa que Dick Marvil había heredado. Era bastante siniestra y muy gótica… o goTIca, como diría Biff.

Biff Bam: “Entonces Dick os habla sobre sus aventuras en Oriente, y de cómo hizo una fortuna llevando jaDEDE de contrabando.”

Yo: “¿Otra fortuna? Vaya, qué cosas.”

Bastardo Tramposo: “Sí, mi personaje le ayudó con eso.”

Biff Bam: “Esa fue la ocasión en que Biff mató a once hombres con una cuchara doblada.”

Bastardo Tramposo: “Le salvó la vida a mi personaje, lo recuerdo.”

El Capullo: “¿Quién estaba dirigiendo esta partida?”

Biff Bam: “Yo lo estaba.”

El Disgusto: “Yo paso la piedra de afilar por el filo de mi katana. Ñieeeeeec. Ñieeeeeec. Ñieeeeeec.”

A estas alturas la habitación de la colada estaba, más o menos, a la temperatura del sobaco blasfemo de Cthugga (7). Ahí estaba yo sentado, sintiendo el sudor salir de mi cuerpo, mientras Biff seguía contándonos “La Leyenda de Dick Marvil.”

Dick Marvil era un hombre entre hombres, millonario, playboy e inventor. Sus hobbies eran la arqueología y la lucha contra el crimen. Era un maestro de las artes marciales, el boxeo, la esgrima, y un tirador excepcional con cualquier clase de arma de fuego. También conducía coches de carreras, navegaba en barco y pilotaba aviones. Mientras nos llevaba por las habitaciones de su extraña mansión fumaba en una pipa que le había regalado Sherlock HolMSES”.

El Capullo: “Pero, ¿para qué estamos aquí?”

El Disgusto: “Yo no estoy allí. Ñieeeeeec. Ñieeeeeec.”

Bastardo Tramposo: “Sí, ¿qué podemos hacer por el gran hombre?”

Biff Bam: “Dick ha encontrado en el sótano una extraña biblioteca antigua llena de libros OUScultistas. Sólo vosotros cuatro…”

El Disgusto: “¡Yo no estoy allí! Ñieeeeeec. Ñiiiieeeeeeeec.”

Biff Bam: “Sólo vuestros personajes tienen las habilidades necesarias para catalogar e investigar esos libros.”

Yo: “¿Nos va a pagar?”

Biff Bam: “Claro, pero ya es tarde. Así que os acompaña a vuestras habitaciones para que podáis descansar por la noche. Podéis empezar a hacer el trabajo por la mañana.”

Yo: “Vale. Vale, me preparo para meterme en la cama.”

Bastardo Tramposo: “Mi personaje se queda trabajando en su último libro.”

El Disgusto: “Yo espero a la medianoche. Luego me voy a la majestuosa mansión Marvil.”

El Capullo: “Yo también me preparo para irme a la cama.”

Phoebe Cates
(8) Phoebe Cates es una actriz que, entre otras cosas, hizo de la novia del prota de Gremlins. A Christine McGlade ya la conocemos de la historia anterior.

Biff Bam: “¿Te vas a poner tu kimono? El que tienes apuntado por detrás de la hoja de personaje?”

El Capullo: “No.”

Biff Bam: “Porque eso es lo que pone, ¿verdad?”

El Capullo: “Sí.”

Yo: “Oye, ¿puedes abrir aquí una ventana o algo así? Me estoy agobiando.”

Biff Bam: “Lo siento, la única ventana está cerrada y ataHAScada con pintura. Si tienes calor quítate la camisa.”

Y, sin más, Biff se quitó la camisa. Debo admitir que nunca consideré lo que haría si un compañero jugador empezase a despelotarse en frente mía. Tenía la esperanza de que si eso ocurriera, estaría jugando con Phoebe Cates o Christine McGlade (8).

Pero nunca tuve tanta suerte. En lugar de eso me encontré mirando las tetas fofas y masculinas de Biff. Y cuando aparté la mirada me encontré mirando de nuevo a Billy Ray; a través de la neblina y el tufo causados por el calor de la partida, su peinado parecía mecerse inquietantemente. Nuestros personajes se acostaron para pasar la noche.

El Disgusto: “Aparco mi coche a una milla de distancia de la casa. Estoy vestido completamente de negro. Voy andando… ¡NO! Voy saltando de árbol en árbol, tan sólo llevando mi katana y mi ametralladora Thompson.”

Bastardo Tramposo: “¿Por qué?”

El Disgusto: “¡Digamos simplemente que elegisteis el rival académico equivocado, capullos!”

Biff Bam: “A medida que te acercas a la casa puedes ver extrañas formas parecidas a gárGORlas moviéndose por el tejado.”

Bobba Fett y Darth Vader
(9) Boba Fett, uno de los personajes más queridos y populares de Star Wars… por alguna razón incomprensible, ya que en la trilogía original apenas dice cuatro frases mal contadas.
En la foto de arriba le tenemos preguntándole a Darth Vader cómo solucionar los cuelgues y problemas de seguridad y compatibilidad de Windows XP. “No se ofusque con ese terror tecnológico”, respondió el lord del Sith.
A veces, los chistes más viejos son los mejores.

El Disgusto: “¿Puedo ver en qué habitación está el personaje de Ab3?”

Biff Bam: “Por favor, haz una tirada de cordura.”

El Disgusto: “¿Por qué? ¿Por unas jodidas sombras? ¡YO soy una sombra! ¡Soy un ninja con doctorado!”

Biff Bam: “Las sombras son soBERnaturales. Por favor, tira los dados.”

El Disgusto: “Que te jodan, mi personaje no se asustaría de… ¡¡¡NOOOOOOOOOOOO!!!”

El Disgusto intentó correr, pero Biff tenía la ventaja de jugar en casa. Y antes de que ninguno pudiera reaccionar, el ninja blanco estaba atrapado en una presa que Biff hizo con sus piernas. Bastardo Tramposo parecía estar disfrutando del espectáculo, pero El Capullo estaba estremeciéndose. Yo miraba al póster. ¿Por qué tendría nadie un póster como ese en la pared de la habitación de lavar la ropa? ¿Por qué?

Una vez que Biff restableció de nuevo su estatus como macho alfa, el juego continuó. El Disgusto estaba extrañamente callado; incluso bajo la luz lóbrega de los fluorescentes podía ver en su cara la marca del d4 en el que había aterrizado.

Biff Bam: “¿Seguro que no os queréis quitar las camisas, chicos?”

El Capullo: “Yo estoy cómodo.”

El Disgusto: “Yo no me quito mi camiseta de Boba Fett por nadie”. (9)

Irene Cara y rata topo
(10) Irene Cara, que protagonizó la película Fama (en el papel de Coco) y además cantó el tema principal. Sí, hombre, ese que también sonaba al principio de cada episodio de la serie. ¿No te acuerdas? Era más o menos así: Nanana, FAAAME, nananana nanaaana, nananana, FAAAAME, nanana nananaaaa… Queréis la fama, pero la fama cuesta. Y aquí vais a empezar a pagar… ¡con sudor! ¡FAAAAAME! ¡Nananana nana!
En cuanto a las ratas-topo, una imagen vale más que chorrocientas palabras.

Yo: “Yo estoy disfrutando de todo el rollo este de la ola de calor, pero gracias de todas formas.”

Biff Bam: “¿Qué os pasa? Aquí somos todos tíos. Quitáos las camisas.”

Bastardo Tramposo: “¿Qué?”

Biff Bam: “B.T., quítate la camisa.”

Era como esa escena al final de Fama, pero peor, porque en lugar de Irene Cara tenías a un tío con el físico y el color de piel de una rata-topo (10). Desde mi posición estratégica, Billy Ray parecía estar midiendo la talla de Bastardo Tramposo por razones que no pude comprender. Si es posible para un póster bullir con ansias inhumanas, ese lo hizo.

Hubo un coro fresco de gruñidos y rugidos. Una sombra pasó sobre el rostro de Biff, se excusó de nuevo y volvió a salir de la habitación.

Yo: “Tenemos que salir de aquí.”

Bastardo Tramposo: “¿Por qué? Si acabamos de llegar.”

El Disgusto: “Ohshinobiohshibiohshinobi…”

El Capullo: “Quizá si nuestros personajes se suicidaran…”

Yo: “Vamos a irnos y ya está.”

Bastardo Tramposo: “Si haces eso podría cabrearse.”

El Disgusto: “Ohshinobiohshibiohshinobi…”

El Capullo: “¡Estamos perdidos! No puedo quitarme la camisa, ¡simplemente no puedo! Es por todo ese rollo del tercer pezón…”

Bastardo Tramposo: “Simplemente disfrutad de la partida, chicos. Es un gran máster.”

Yo: “¡Noticia de última hora! ¡En el planeta del que yo vengo, los juegos de rol no son un deporte de riesgo!”

Cletus (Los Simpson)
(11) En los EEUU, los rednecks (paletos) son los típicos pueblerinos del sur que aparecen siempre estereotipados como… bueno, como paletos, vaya, con bastante fama de incestuosos y racistas, acompañados siempre de algún tipo de arma de fuego y conduciendo antiquísimas camionetas llenas de mugre, con la bandera sudista como matrícula. Y su música favorita, al menos según el mismo estereotipo, es el country.

El Disgusto: “Ohshinobiohshibiohshinobi…”

Yo: “¿Y tú qué COÑO estás haciendo?”

El Disgusto: “Intentando contactar con el ninja que fui en una vida anterior. Con su poder y el mío, le daremos una paliza en el culo al tío este.”

Yo: “¿Sabes? Cada vez que pienso que he conocido a alguien más gilipollas que tú, te limitas a poner el listón un poco más alto.”

El terror y el calor hicieron que los minutos pareciesen horas. ¿Podría salir pitando y alcanzar la puerta pasando por delante de Biff? El póster de Billy Ray Cyrus se burlaba de mis esperanzas. ¿Acaso era algún Dios de los paletos al que estábamos condenados a ser sacrificados? (11)

Yo: “¿A dónde habrá ido?”

Bastardo Tramposo: “Su madre tiene alguna enfermedad en un pie. Le tiene que dar masajes en el pie cada par de horas o así.”

El Capullo: “Oh, Dios mío.”

El Disgusto: “Creí oler Ben Gay”. (12)

Biff Bam: “Lo siento por teneros aquí esperando. ¿Por qué tenéis todos las camisas puestas todavía?”

Me gustaría ser capaz de deciros que ese fue el momento que elegí para mantenerme firme frente a la locura que me rodeaba, pero eso no fue exactamente lo que ocurrió. Durante la siguiente hora, más o menos, jugamos sin camisa. Nuestros personajes fueron despertados por el sonido de unos Ángeles Descarnados de la Noche lanzando a cierto ninja completamente diplomado a través de la ventana de la fachada de la mansión. (13)

Dick Marvil desapareció y nos encontramos bajo asedio. Ninguna de las armas que teníamos, ninja o no, estaba siendo efectiva en absoluto. Nuestros personajes se atrincheraron en la biblioteca y comenzaron a leer libros de hechizos desesperadamente, esperando poder salvarse de alguna forma.

Biff Bam: “Has vuelto a fallar tu tirada de cordura.”

Bengay (crema)
(12) Bengay (que no Ben Gay) es un medicamento americano para tratar la artritis y los dolores de espalda, músculos y articulaciones.

El Capullo: “Oh, no.”

Biff Bam: “Vale, tu personaje ahora no sólo tiene una muñeca dislocada que le da un moDIAIficador a la dexTRIEza, sino que también cecea al hablar.”

El Capullo: “De acuerdo.”

Biff Bam: “Así que más te vale cecear cuando hables, ¿estamos?”

El Capullo: “Zí.”

Bastardo Tramposo: “¿Alguno de eZtoZ libroZ noZ Zirven de ayuda?” (14)

Biff Bam: “De momento nada os está aYUIdando. De repente la puerta salta de cuajo y veis a un montón de Ángeles DesQUIARnados de la Noche bajando por las escaleras.”

El Disgusto: “Yo intento cometer seppukku con una copia de El Rey de Amarillo“. (15)

Yo: “¿Hay algo que podamos hacer?”

Biff Bam: “No.”

Bastardo Tramposo: “Yo Zigo leyendo loZ libroZ, por Zi acaZo.”

Yo: “Yo espero lo inevitable.”

Biff Bam: “Los ÁnGIEles Descarnados se acercan… están más cerca… más cerca… y de repente…”

El Capullo: “Nos matan a todos… ¿por favor?”

Biff Bam: “¡De repente Dick Marvil baja corriendo las escaleras y PIElea con el Ángel Descarnado más cercano y lo tira al suelo!”

El Disgusto: “¡Yo estoy matándome todavía!”

Biff Bam: “¡El cuello del Ángel Descarnado se rompe con un chasquido nauseabundo y entonces Dick Marvil se lanza contra el siguiente y RIEpite el PORceso!”

Seppuku samurái
(15) Pintura japonesa que trata el seppuku del samurái. He desplazado la nota original al final del texto.

Bastardo Tramposo: “¿ConZigue matarloZ a todoZ?”

Biff Bam: “Sí. ¡Rompe todos sus cuellos! ¡Estáis salvados!”

El Capullo: “Viva.”

Yo: “Espera un minuto. ¿Las pistolas y las katanas no pueden ni hacerles un rasguño a estas cosas, pero sus cuellos se parten como ramitas?”

Biff Bam: “No es culpa mía que ninguno de vosotros lo pensara antes.”

Esa fue la gota que colmó el vaso. Me puse de pie.

Yo: “Eso es una completa gilipollez. ¡No sabes una puta mierda sobre La Llamada de Cthulhu y te puedo asegurar que tampoco tienes ni puta idea sobre cómo dirigir una partida de rol si crees que nuestro concepto de pasar un buen rato es ser EL PUTO SÉQUITO DE TU PERSONAJE MASCOTA!”

Bastardo Tramposo se quedó boquiabierto, horrorizado. El Capullo se arrastró debajo de la mesa. El Disgusto se meó encima por motivos que sólo él podía conocer. Yo ya estaba corriendo hacia la puerta de la habitación de la colada, cuando sentí unas manos carnosas agarrarme y arrastrarme hacia atrás. Mi visión comenzó a oscurecerse. La última cosa que vi fue el póster de Billy Ray Cyrus, y, en ese momento, me di cuenta de que, en lo que respecta a los juegos de terror, yo no sabía un pijo (16).


Referencias y notas al pie

(1) De ahí el título original de esta historia, Achy Breaky Mythos, que yo he traducido como “Mitos Rotos y Doloridos” para pasar el juego de palabras al español. Y para tu información, hay una versión en español de Achy Breaky Heart, titulada Mi Pobre Corazón e interpretada por Coyote Dax (esa que tiene por estribillo “No rompas más mi pobre corazón, estás pegando justo entiéndelo”). ¿Soy el único que piensa que es una canción malísima?”

¡Y sí, es el padre de Miley Cyrus, y aparecía en Hannah Montana!

(4) La primera edición apareció en 1991 e, inmediatamente, alcanzó un éxito increíble. Con su combinación de estilo de juego narrativo (con reglas simples y fáciles de entender), su ambiente gótico y tenebroso, y un escenario modernista-depresivo que atrajo poderosamente a los jugadores más jóvenes (por aquello de la angustia típica de la adolescencia y tal), se convirtió en uno de los juegos de rol que marcaron los 90. De repente parecía que todo el mundo jugaba a Vampiro, incluso gente que no había jugado a rol en su vida (incluyendo muchas mujeres, algo poco común hasta ese momento). Y la versión “en vivo” (el LARP, Live Action Role-Playing, como dicen los ingleses) con las reglas de “El Teatro de la Mente” tuvo un éxito tan arrollador como el del juego de mesa. Durante bastantes meses no fue raro encontrarse los viernes y sábados por la noche a grupos de jóvenes jugadores maquillados como vampiros por el centro de las grandes ciudades, roleando.

Justo es decir que Vampiro tuvo (y tiene) también muchos detractores que lo consideraban un juego mediocre y poco trabajado, con reglas incoherentes y mal diseñadas (algunos también se meten con su legión de devotos seguidores por ser “demasiado extravagantes” a la par que apasionados a la hora de defender “su” juego, pero como todos los ataques personales, es una apreciación injusta y que en cualquier caso tiene poco que ver con el juego en sí). Además se le criticó duramente por la forma en que intentaba sacar pasta a los jugadores de manera descarada, con tanto suplemento de clanes y demás. El término rolero inglés splatbook para designar en general a cualquier suplemento dedicado a un clan o facción determinados dentro de un juego, generalmente con la única intención de exprimir un poco más la cartera de los jugadores procede, precisamente, de Vampiro.

Pero bueno, te guste o no te guste, lo que no se puede negar es que Vampiro ha sido un juego de rol de referencia obligada en la historia del mundillo, y uno de los más influyentes de la última década. Y hace poco White Wolf sacó la nueva versión (Vampiro: El Réquiem) como parte del lanzamiento del nuevo Mundo de Tinieblas, que parece estar bastante bien.

(13) En el original los monstruos en cuestión son Nightgaunts, que son parte del bestiario de la versión original americana de La Llamada de Cthulhu. Pero no he encontrado una página que dé el equivalente español, así que he tirado de manual y los he sustituido por los Ángeles Descarnados de la Noche. Si alguien sabe la traducción exacta de Nightgaunt según el manual de La Llamada de Cthulhu en español, que me lo diga.

The King in Yellow
Portada de The King in Yellow de Robert W. Chambers. ¡Quizá os suena por la primera temporada de True Detective!

(14) No me preguntes por qué Bastardo Tramposo empieza a cecear también. O lo hace en solidaridad con El Capullo, o Ab3 se equivocó de personaje.

(15) Seppuku es el suicidio ritual que cometían los samuráis japoneses (pero no los ninjas) para expiar su vergüenza cuando fallaban en sus deberes hacia su señor. Ya sabes, eso de abrirse las tripas en canal con una katana… lo que más vulgarmente se llama hara kiri, vamos.

Y The King in Yellow (El Rey de Amarillo) es una historia de terror escrita por Robert W. Chambers en 1895, acerca de una obra de teatro (con el mismo nombre) que vuelve loco a todo aquel que la lee. El Rey de Amarillo también es uno de los avatares del Dios Arquetípico Hastur.

(16) En la historia original, “no sabía un pijo” es “I didn’t know dick.” Un juego de palabras entre dick (pene, pijo) y el nombre de Dick Marvil, el PNJ supermaravilloso.


La traducción corresponde al texto Achy Breaky Mythos de Al Bruno III (AB3), realizada por Jorge Prieto (a.k.a. Reverendo) y recuperada de Archive.org.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s