Las aventuras de los Monty Python en el abismo más profundo del infierno casero

WTF?! “¿Qué es esto?” ¡Vuelve a la entrada principal, muggle!

Aquellos a quienes les guste William Shatner, los que se mean en la cama, los trabajadores de instituciones mentales, la gente que hace juegos de rol caseros y cualquiera que piense que esas cosas no son graciosas y que no hago más que “apalear a un caballo muerto” con el Palo del Dolor probablemente preferirán no seguir leyendo. (1)

Beating a dead horse
(1) La expresión anglosajona “golpear a un caballo muerto” viene a significar algo así como darle vueltas y más vueltas al mismo tema, machaconamente, sin aportar nada nuevo.

La institución estatal de salud mental dejó por fin en libertad a Psicópata Dave. En parte porque había accedido a permanecer al menos a 500 metros de distancia de William Shatner, y en parte porque se dieron cuenta de que, de alguna manera, había organizado a todos los pacientes del recinto para jugar a una especie de juego de rol en vivo de Star Trek. Celebramos su regreso al mundo exterior reuniéndonos en el sótano de El Disgusto para echar una partida.

Psicópata Dave: “Fue la experiencia de juego más intensa de mi vida. Casi me arrepiento de no haber hecho nada peor para poder seguir con la partida.”

El Capullo: “Me encantaría haber podido estar allí.”

El Disgusto: “Sí, bueno. Me alegro que estés de vuelta para que podamos volver a jugar una partida normal.”

Yo: “El sótano tiene muy buena pinta. ¿Hicieron tus padres una remodelación?”

El Disgusto: “Más o menos. Encontraron una capa de moho tóxico creciendo por todas las paredes y por el techo.”

Yo: “¿Qué? Creía que simplemente lo habían pintado.”

Elementales (Especial Sexo)
(2) En la nota original: “Elementals Sex Special, un comic-book erótico. Teniendo delfines a mano, ¿quién quiere un novio?” Por cierto, encontré varios tomos por Internet y es… muy desconcertante. Dejémoslo ahí.

El Disgusto: “Naaah, estos son los colores originales. El moho estaba, más o menos, cubriéndolo todo.”

Yo: “Dios mío… hemos estado jugando aquí durante más de un año…”

El Disgusto: “Sí, supongo que no podían creer la cantidad de esa cosa que había. Enviaron a unos científicos de la universidad para que la examinaran.”

El Capullo: “Guau.”

El Disgusto: “Le tuve que administrar a uno de ellos una buena ración del Palo del Dolor, porque le pillé echándole un ojo a mi Especial Sexo de Los Elementales“. (2)

Psicópata Dave: “Sí, es justificable.”

El Disgusto: “Y la cosa mejora. Cuando le pegué, el viejo carcamal se cayó encima de mi caja con miniaturas recién pintadas. Estaba a punto de matarle… si mi madre no hubiera…”

Yo: “¿Viejo carcamal? ¿Le pegaste a un anciano?”

El Disgusto: “Tenía bastantes posibilidades de defenderse a sí mismo, ¡usaba bastón!”

El Capullo: “¿Nos hubiéramos podido colocar si nos hubiésemos comido el moho tóxico?”

La puerta del sótano chirrió y se abrió. Bastardo Tramposo entró llevando tres cajones de leche llenos de carpetas anilladas. Como todos guardábamos bastantes malos recuerdos de D&D, Lords of Creation y La Llamada de Cthulhu, Bastardo Tramposo se había ofrecido voluntario para dirigir una partida de un sistema y universo de rol casero en el que había estado trabajando desde principios de los ochenta. Habría estado sólo un poco preocupado, si no me hubiese percatado de que Biff Bam le estaba ayudando a traer las cajas de leche numeradas del cinco al ocho.

Yo: “¿Qué coño está haciendo él aquí?”

Psicópata Dave: “Yo le invité.”

Yo: “¿Por qué?”

Psicópata Dave: “Somos viejos amigos. Nos expulsaron juntos del entrenamiento básico.”

El Capullo: “¡Ese es el tío que no paraba de atacarnos y tirarnos al suelo!”

Yo: “¡Abusó de nosotros!”

Psicópata Dave: “Calmaos. Se portará bien. Probablemente se dio cuenta de lo mariconazas que podéis llegar a ser.”

El Capullo: “Me tiró al suelo tan fuerte que ahora me duele cuando meo.”

El Disgusto: “¿De qué estáis hablando? Yo estaba ahí y no ocurrió nada de eso.”

Yo: “¿Que de qué estamos hablando? Tú estabas allí. ¡Nos obligó a desnudarnos hasta la cintura! ¡Te inmovilizó contra el suelo!”

El Disgusto: “Eso nunca ocurrió.”

Yo: “Tío, ojalá yo pudiese editar el contenido de mi vida.”

Bastardo Tramposo: “Vale. ¡Espero que estéis preparados para una experiencia de juego cojonuda!”

Yo: “Tiene un aspecto impresionante.”

La puerta del Cielo (Cimino)
(3) La Puerta del Cielo (Heaven’s Gate) es un western del 80 dirigido por Michael Cimino, con Kris Kristofferson, John Walken y John Hurt, entre otros.

Bastardo Tramposo: “Sí, no he dirigido este juego desde que el grupo de jugadores de Lance Stargrove se fue del pueblo.”

El Capullo: “¿No fue ese el grupo de jugadores que se volvió como una cabra de golpe, le prendió fuego a todo su material de juego, y se unió a una especie de secta espacial rarísima?”

Bastardo Tramposo: “Creo que se llaman La Puerta Del Cielo o algo así.”

Psicópata Dave: “Esa fue una gran película. Muy infravalorada”. (3)

Biff Bam: “Bueno, yo os ayudaré con la creANción de personajes. ¿Os habéis traído todos vuestras calculadoras cientíHIFIcas?”

Y así comenzó nuestro descenso a una pesadilla de atributos generados aleatoriamente y matemáticas de alto nivel. Primero tirabas los dados para determinar tanto la fecha como el lugar de nacimiento. Y después tirabas para determinar tu raza. El libro de razas tenía más de doscientas páginas, que iban desde el “gnomo enano” hasta la “deidad robótica menor (demente)”. Luego, estas tres tiradas se factorizaban para computar un número que se añadía a la tirada que hacías para determinar tu entorno familiar. Después se hacía la media de cada uno de estos factores, social, familiar y locacional, y se computaban para transformarlos en una serie de modificadores que usabas cuando hacías las tiradas que determinaban los valores de los atributos y la apariencia personal de tu personaje. Psicópata Dave acabó creando un Elfo Espacial Berserker; El Capullo era un Orco de Montaña Clérigo; Biff Bam era un Paladín Humano; yo acabé con un Granjero Telekinético con tendencias exhibicionistas, y el Disgusto tiró los dados y sacó… un ninja.

Eso me resultó profundamente inquietante.

Luego comenzamos a equipar a los personajes, y fue entonces cuando me di cuenta de hasta qué punto llegaba la locura de Bastardo Tramposo. Tenía una carpeta completamente llena de distintos tipos de equipamiento; y luego otra, también completamente llena, con antecedentes generados aleatoriamente para el equipo que comprabas. De esa forma sabías si tu espada era una reliquia procedente de un antiguo imperio desaparecido hacía muchos años, si la comida que habías comprado estaba a punto de ponerse rancia, y si la mula de carga tenía problemas de control de la agresividad. Fue alrededor de este momento cuando me sentí desfallecer.

Bastardo Tramposo: “¿Veis? Ahora tenéis personajes que conocéis de los pies a la cabeza.”

Yo: “¿Cuánto tiempo hemos tardado en hacer esto? ¿Quién es el presidente actual?”

El Capullo: “Así que mi ogro solía ser un soldado, pero desde que recibió una visita de su Dios en el campo de batalla de un planeta alienígena, se convirtió en un clérigo.”

Rolemaster (manual de reglas, portada)
(4) Rolemaster es todo un clásico de los juegos de rol. Creado por Iron Crown Enterprises (I.C.E.) en 1980, desde entonces, ha pasado por numerosas ediciones y revisiones, pero en todas ellas ha mantenido algo en común: el intento por combinar los estereotipos de los juegos de rol fantásticos iniciados con D&D (como los personajes divididos por profesiones y que suben sus habilidades a base de niveles) con un mayor realismo y profundidad en los detalles, de manera que las reglas cubran cualquier posibilidad de juego.

Bastardo Tramposo: “No olvides que estabas en ese campo de batalla alien porque estabas buscando al hermano que perdiste muchos años atrás. Eso te dio un Modificador Emocional a la Sabiduría de +x(3/Y).”

El Capullo: “Ah, sí.”

El Disgusto: “¿Cuál es el modificador de velocidad de una katana de 70 años que ha sido cuidada con mucho esmero?”

Biff Bam: “Coges el atributo estándar del arma y lo factorizas con los modificadores según la edad, PRUreza del acero, y pomo de la espada.”

El Disgusto: “Creo que necesito otro lápiz.”

Yo: “Este sistema tuyo… es interesante.”

Bastardo Tramposo: “Es lo que sería Rolemaster, si Rolemaster no hubiese sido simplificado para el gran público”. (4)

Biff Bam: “Es rol para hombres de verdad.”

El Capullo: “Y a todo esto… ¿por qué os echaron del entrenamiento básico?”

Psicópata Dave: “Lo normal. Insubordinación, encender fuegos, y mojar la cama. Creía que esas cosas me mandarían rápidamente a las Fuerzas Especiales.”

Biff Bam: “Digamos simplemente que yo era demasiado macho para el ejército. Yo los intimiDIdaba.”

Psicópata Dave: “Creía que había sido por tu peso.”

Biff Bam: “¡No! ¿Sabes? Ese es un error muy común. No estoy gordo, esto sólo son músculos desentrenados. Soy, de hecho, tan PSÍQUIcamente fuerte como un levantador de pesas de nivel olímpico medio… pero no tan entrenado.”

Bastardo Tramposo: “Da igual, que les den por el culo a todos. Estamos formando a nuestra propia milicia.”

Biff Bam: “Estoy diseÑINIzando el logotipo para nuestras boinas.”

Yo: “Ya han pasado cinco horas. ¿Por favor, podríamos empezar a jugar pronto?”

El Disgusto: “Nenaza.”

Yo: “Que Dios me perdone, pero te voy a dar de hostias en el cráneo hasta que salga caramelo.”

El Disgusto: “Inténtalo y te serraré por la mitad para contarte los anillos.”

Yo: “Uhhhhh….”

Jack Chick (cómic, fragmento)
(5) Jack Chick es… inclasificable. Un tío que está más loco que una horchata de chufa, un predicador de todo a cien que se dedica a alertar a las masas sobre el terrible peligro que suponen para los valores morales de nuestra juventud (y para su propia salud, tanto física como espiritual) terroríficos descalabros demoníacos como la homosexualidad, la promiscuidad sexual, o… ¡bingo!, los juegos de rol.
Mucho se podría hablar sobre las barbaridades que puede llegar a decir este sujeto, pero lo mejor es que lo veas por ti mismo… si sabes inglés, no puedes dejar de leer Dark Dungeons, un cómic creado por Jack Chick que arremete frontalmente contra los juegos de rol. Escalofriantemente surrealista.

Finalmente empezamos la partida. Bastardo Tramposo había prometido un juego que sería nuevo y diferente. Un universo de juego que lo incluiría todo, desde ciencia-ficción hasta alta fantasía. Pero, de alguna manera, acabamos en una taberna en el borde de un pantano, esperando a que un misterioso extraño nos pidiera que hiciésemos algo. Pasamos un rato roleando y negociando con el misterioso extraño sobre nuestra misión. Aparentemente, le había robado un cacharro místico a los Elfos Arácnidos y quería que lo llevásemos a cierto sitio antes de cierto tiempo.

Sin embargo, en un sorprendente giro de los acontecimientos, un pelotón de Elfos Arácnidos irrumpió en la taberna buscando al misterioso extraño, y el combate comenzó. Un combate del tipo que ningún hombre jamás pensó que tendría que sufrir. Brújulas y reglas para el deslizamiento de miniaturas fueron necesarias para generar los algoritmos que determinaban los golpes. Dos horas más tarde, el primer asalto de combate había concluido y yo comenzaba a sospechar que Jack Chick podría haber tenido razón, después de todo. (5)

Bastardo Tramposo: “Mala suerte. Le podrías haber golpeado, si no fuera por el coeficiente de arrastre inverso de la sangre manchando la hoja de la espada.”

El Disgusto: “¡Maldita sea!”

Biff Bam: “Odio cuando pasa eso.”

Yo: “¿Es eso la luz del amanecer?”

Psicópata Dave: “Así que todo el mundo escapa, menos el ninja.”

El Capullo: “¿No deberíamos volver atrás y rescatarle?”

Yo: “¿Qué tardaría más tiempo? ¿Más combate o crear otro personaje?”

(Montones de tiradas de dados)

Bastardo Tramposo: “Los Elfos Arácnidos supervivientes te arrancan la espada de las manos. Te inmovilizan agarrándote de cada brazo y estirándolos.”

El Disgusto: “Intento liberarme al estilo ninja.”

Bastardo Tramposo: “Eso supondría… un salto mortal hacia atrás y una coz de mula doble. Biff, tráeme el tercer volumen del libro de maniobras de combate.”

(Una tirada de d20, d30 y d4 más tarde)

Drow ranger
(6) En la nota original: “En la historia original, esto un juego de palabras intraducible entre most holy (el más santo o sagrado, oséase Su Santidad) y most assholy (el más gilipollas).” Por otra parte, los elfos arácnidos parecen estar directamente inspirados en los drow o elfos oscuros de Reinos Olvidados, entre los que destacaba Drizzt Do’Urden en la en la primera trilogía de R.A. Salvatore.

El Disgusto: “¡Mierda!”

Bastardo Tramposo: “Mientras te retienen, se aproxima una figura oscura con una bragueta dorada. Los otros Elfos Arácnidos le tratan con respeto y le llaman ‘Su Santidad’.”

El Disgusto: “¡Yo le llamo Gilipollas!” (6)

Bastardo Tramposo: “Su Santidad de los Elfos Arácnidos sonríe levemente y se te acerca, y te dice que no serás herido, y le dice a sus hombres que te liberen.”

El Disgusto: “¡Le ataco!”

(Más dados ruedan por la mesa, combinados con matemáticas no euclídeas)

Bastardo Tramposo: “Vale, los Elfos Arácnidos te cogen otra vez por los brazos, pero esta vez te sostienen bien alto.”

El Disgusto: “Intento escapar al estilo ninja.”

Bastardo Tramposo: “Como quieras, pero no olvides tener en cuenta las heridas y el cansancio.”

(Más matemáticas y tiradas de dados)

El Disgusto: “¡MALDITA SEA!”

Bastardo Tramposo: “Su Santidad de los Elfos Arácnidos dice que tan sólo quiere hablar contigo y luego te dejará ir. Te dice que…”

Caballero negro (Monty Phyton)
(7) ¿Cómo? ¿Que hay alguien que no ha pillado la referencia? ¿Acaso queda alguien en este planeta que aún no haya visto Los Caballeros de la Mesa Cuadrada y sus Locos Seguidores? “¡Aaarrrrrgh! ¡Les mataré a todos! ¡Les mataré… a mordiscos! ¡Venid aquí! ¡Cobardes!”

El Disgusto: “¡Le maldigo y le reto a un duelo!”

Bastardo Tramposo: “Él te explica que no quiere luchar contigo, sólo necesita hablar contigo, porque necesita…”

El Disgusto: “¡Le doy una patada! ¡Intento morderle si se acerca lo suficiente!”

Yo: “Quizá deberías dejar a tu personaje que escuche lo que ese tío tiene que decir.”

El Disgusto: “Quizá deberías ponerte un vestido y largarte a recoger margaritas por el campo.”

Bastardo Tramposo: “Su Santidad saca su espada de la vaina que cuelga de su costado. Puedes ver que es una hoja estelar, una espada que puede cortar el acero sólido.”

El Disgusto: “¡Le digo que por mí puede comérsela! ¡Cruda!”

Bastardo Tramposo: “Le dice a sus súbditos que te agarren bien fuerte, estirando tus brazos a los lados de tu cuerpo y dejándolos bien tirantes. Te dice que si no te callas y escuchas te cortará un brazo.”

El Disgusto: “Le escupo un gapo ninja en la cara.”

(Un montón de tiradas de dados)

Bastardo Tramposo: “Él gira la espada hacia abajo y te corta el brazo limpiamente.”

El Disgusto: “¡Perfecto! ¡Como estoy libre por un lado, uso el impulso para balancearme y darle un cabezazo a Su Santidad!”

Bastardo Tramposo: “¡No, ni hablar! ¡Estás agonizando!”

El Disgusto: “¡Un ninja no siente el dolor! ¡Ataco!”

(Unas cuantas palabras malsonantes y varios cálculos complejos más tarde)

Bastardo Tramposo: “Vale, ahora tu personaje ha perdido ambos brazos.”

El Disgusto: “Le ataco de nuevo.”

Caballero negro (desarmado; desbrazado)
(8) De nuevo, en la historia original esto es un juego de palabras cuya gracia desaparece por completo en la traducción. Disarmed significa “desarmado”… pero dado que arm significa “brazo”, también puede interpretarse como “desbrazado”. ¿Lo pilláis? ¿Eh, eh?

Biff Bam: “Dios mío, estamos en un sketch de los MONTHLy Python”. (7)

Bastardo Tramposo: “¿Cómo? ¿Cómo piensas atacarle?”

Yo: “¿Sabes? Tiene razón… tu ninja ha sido desarmado por completo”. (8)

Nuestras risas sólo lograron cabrear más a Bastardo Tramposo y a El Disgusto. Transcurrió otra hora, y durante la misma, el ninja de El Disgusto perdió ambas piernas. Lo que quedaba del grupo murió cuando el orco montañés de El Capullo pifió al usar su habilidad racial, y conjuró una montaña entera en lo alto del pantano. Aparentemente, las montañas caen del cielo con bastante frecuencia en este mundo.

Para entonces, por supuesto, yo ya me había ido. Tenía que ir a trabajar esa mañana.


Referencias y notas al pie

(4) Para salir airoso de este desafío, el juego incluye innumerables tablas (lo que le ha valido el “cariñoso” apodo de Chartmaster, o “tablamaster”) que referenciar durante las partidas. Cada arma, cada habilidad, cada armadura, cada pifia, cada crítico… todo está detallado al milímetro. Hay quien lo odia por detenerse tanto en cualquier detalle, y hay quien lo adora por el mismo motivo. Para que te hagas una idea, el l juego de rol de El Señor de los Anillos (Middle-Earth Role-Playing, o MERP) que publicó en España Joc Internacional a principios de los noventa usaba una edición simplificada de las reglas de Rolemaster… y, aun así, tenía bastante miga.

También hay disponible una versión futurista que sigue el mismo estilo de juego, Spacemaster (imaginad todos esas tablas de pifias y críticos, pero aplicados a pistolas láser y demás). Y a finales de 2003 apareció su sucesor directo, High Adventure Role-Playing (HARP), también de I.C.E., que usa un sistema muy similar (aunque algo más simplificado, para acelerar las partidas). Y por supuesto, ICE sigue estudiando sacar nuevas revisiones de Rolemaster… los viejos clásicos nunca mueren.

La traducción corresponde al texto Monty Python Mishaps In The Deepest Pit Of Homebrew Hell de Al Bruno III (AB3), realizada por Jorge Prieto (a.k.a. Reverendo) y recuperada de Archive.org.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s