El fin del mundo maya o una cápsula temporal

Soy bastante escéptico con la idea del fin del mundo. Confieso que me molesta pensar en que la mayoría nos marcharemos con la película a medio rodar. Te empiezas a mear, a oscuras, y no te quedan más cojones que buscar la puerta de la sala. Yo me imagino algo así. Después la secuencia se corta y, se sucedan o no las escenas, tampoco te vas a enterar. Fastidia, ¿eh? El cometa Bart

Cabe suponer que por eso escribimos, nos expresamos, trabajamos. Intentamos dejar un poco de nuestro ser en todo aquello que hacemos. Por si llega el Apocalipsis de Juan, un meteorito como la cabeza de un chihuahua, un agujero negro o el día del tentáculo. Bajo esta premisa de onanismo absurdo se configura toda la historia de la literatura. Después, claro está, te vienen a joder Roland Barthes y Michel Foucault con la muerte del autor y la inexistencia de un lector absoluto…

Basta de desvaríos por hoy. Aquí quedan algunos de mis textos y opiniones.

Deseo que os guste el nuevo formato del blog. Y sí, soy consciente que, si se destruye el mundo, ni textos, ni películas, ni Los Simpson ni Stephen Hawking.

One thought on “El fin del mundo maya o una cápsula temporal”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s