Poshumanismo y tecnología

El poshumanismo es la idea más peligrosa del mundo.

Francis Fukuyama

El poshumanismo como concepto surgió a mediados del siglo XX sobre la base de una posible superación de las ideas del humanismo. La idea humanista, propia del Renacimiento, debe encuadrarse entre las últimas décadas del siglo XIV hasta la etapa final del siglo XVI, aunque su ideal se alarga hasta la Revolución francesa y otras corrientes renovadoras del pensamiento: Ilustración, Reforma, Contrarreforma…

Símbolo asociado al movimiento transhumanista.
Símbolo asociado al movimiento transhumanista.

Esta corriente acogió entre sus principales premisas un cambio en la mentalidad del filósofo y del científico, figuras con más parecidos que diferencias hasta la Revolución científica, que centraron el modelo de estudio en el hombre y no en Dios. En paralelo, el transhumanismo recoge, en primera instancia, un intento de superación de las ideas del humanismo y, posteriormente, la evolución del propio ser a través de una base tecnológica.

Según Darwin, la evolución era un proceso de adaptación que permitía a las especies sobrevivir en un hábitat determinado. La evolución biológica facilita que los fuertes y más aptos sobrevivan, mientras que el genoma de aquellos seres con defectos congénitos graves desaparece por la imposibilidad de adaptarse al entorno. Así, una jirafa con el cuello corto no podrá coger los frutos de un árbol, por ende, morirá; un guepardo lento será devorado por otros predadores, etcétera. La tecnología y la paulatina primacía del concepto de igualdad de todos los seres humanos permitió a nuestra raza suplir carencias físicas y perpetuar unos genes que no son los más aptos.

La tecnología y la paulatina primacía del concepto de igualdad de todos los seres humanos permitió a nuestra raza suplir carencias físicas y perpetuar unos genes que no son los más aptos.

Esa misma tecnología que nos rodea, e incluso transportamos en nuestro bolsillo, es, para algunos autores, el primer paso hacia el poshumanismo. Es cuestión de tiempo que biología y tecnología se integren en un solo campo, permitiéndonos mejorar nuestras capacidades físicas y mentales. Así, de alguna forma, ese proceso natural que ralentizó el avance tecnológico, podrá ser acelerado a gran velocidad por la misma disciplina.

Robocop, uno de los primeros cíborgs del cine.
Robocop, uno de los primeros cíborgs del cine.

Aunque el concepto se origina a mediados del siglo XX, y se degrada rápidamente con teorías de eugenesía, gnosticismo y otras ideas bastante amorales —desde mi punto de vista—, es durante el boom de la cibercultura, en los años 80, cuando empieza a vislumbrarse la gran cantidad de posibilidades que traería una integración o modificación tecnológica de nuestra propia biología.

Max Moore, filósofo estadounidense que se dedica a dar conferencias sobre las posibilidades de la tecnología, fundó una de las teorías o corrientes más famosas dentro del transhumanismo: el extropianismo. Explicada en su obra Principles of Extropy, y acogida como texto fundacional del Instituto Extropiano, podría resumir sus ideas en algo así:

El transhumanismo es una clase de filosofías que buscan guiarnos hacia una condición poshumana. El transhumanismo comparte muchos elementos del humanismo, incluyendo un respeto por la razón y la ciencia, un compromiso con el progreso, y una valoración de la existencia humana (o transhumana) en esta vida. […] El transhumanismo difiere del humanismo en reconocer y anticipar las alteraciones radicales en la naturaleza y las posibilidades de nuestras vidas resultado de varias ciencias y tecnologías […].

En consecuencia, el transhumanismo busca corregir o mejorar características limitadas o innecesarias para la condición humana: enfermedades, vejez e incluso mortalidad. Esta idea que, a priori, puede resultar aún descabellada coge fuerzas con la aparición y mejora de los procesos de clonación, transplantes completos de cara, integración de módulos tecnológicos en el cuerpo humano, criogenización, tratamiento regenerativo con células madre, etcétera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s