Cómo hacerse autónomo en España y no morir en el intento (II)

Bueno, me niego a dejarte con ese mal cuerpo. Así que te diré que trabajar por cuenta propia es una oportunidad; una oportunidad que hoy suele venir a la fuerza (muchas veces), pero una oportunidad. Lo mires por donde lo mires, ser autónomo te permite crecer personal y profesionalmente, y cimentar tus propios sueños y no los de otros.

Ahora te expongo mi camino; seguro que hay muchas otras rutas, pero a mí esta me ha funcionado. No te lo tomes como un atajo, ni como una guía; no va a ser fácil emprender un negocio o crear tu trabajo de la nada, pero es la mejor opción que tienes para pagar las facturas y hacer de tu pasión un trabajo del que no quieras jubilarte.

Coste autónomos España y otros países
Propuesta del partido político Ciudadanos y comparación del coste mensual de un trabajador autónomo en España y en otros países de Europa.

Cosas que he aprendido como autónomo

#1 Puedes trabajar de lo que te gusta

Ya no te pagan por imponerte una misión; aquí eres tú quien crea el trabajo. Eso quiere decir que puedes hacer dinero con tus verdaderas habilidades. Sí. Esas que suelen gustarte y a las que has dedicado gran parte de tu tiempo libre durante años, o aquellas que has tenido que ir relegando, paulatinamente, pero ahora puedes convertirlas en dinero.

Mejor búscate entre tus habilidades. Mejor busca qué sabes hacer. Qué se te da bien. Todos tenemos alguna habilidad que nos hace especiales. Alguna singularidad. Alguna rareza. Lo difícil no es tenerla, lo difícil es encontrarla, identificarla a tiempo. Y entre esas rarezas, pregúntate cuáles podrían estar recompensadas.

Extracto del artículo de Risto Mejide (No busques trabajo) citado en la entrada anterior.

Portada de 'El Jueves' que explica que 5.000 autónomos españoles cierran cada mes.Ah, y revisa bien tus prioridades: ni se te ocurra hipotecar parte de tus sueños; si hay algo bueno de trabajar por cuenta propia es que nadie te va a imponer un trabajo nunca más.

#2  Sumérgete en la visión de otros

No eres el primero que emprende. Eso quiere decir que tus cagadas las han cometido miles o millones de personas; de muchas de ellas te enterarás por la experiencia, pero de otras puedes hacerlo aprovechando la de los demás. No te estoy diciendo que te gastes el poco dinero que tienes para invertir en las típicas charlas tipo Tres pasos para triunfar en los negocios, sino que aproveches lo que ofrece Internet.

A mí, a finales de 2013, me llegó como caído del cielo el artículo Las 10 charlas de TED que todo emprendedor debería ver, desde el blog de Javier Megias. De ese tipo de cosas te estoy hablando.

#3 Necesitas un sueldo, pero no va a llegar el primer mes

Inténtalo. Ponte una nómina de 1.800 euros netos por mes, y calcula que tendrás que pagar alrededor de 300 euros de autónomos, y quizá una oficina, gastos de luz y teléfono, publicidad, marketingHoy no los vas a cobrar, pero ponte la nómina. Peleas por eso, y lo que necesitas es convencer al resto del mundo de que nadie hace eso como tú.

Por cierto, ni se te ocurra trabajar más horas de la cuenta para llegar a ese sueldo tampoco. Tú trabajas, como máximo, cuarenta horas semanales, como todo el mundo; si no llegas a un sueldo lógico en ese tiempo (y lógico no son 3.000 pavos cada treinta días), estás devaluando tu trabajo.

#4 Delega

Quizá parece el consejo más tonto del mundo. O más irresponsable. Pero cuando tengas tu primer cliente fijo, delega la fiscalidad en una asesoría (y paga lo que cuesta). Cuando te busquen para un trabajo relacionado que no sabes hacer, delega en un colaborador de confianza, y si no lo tienes, no te metas en líos. Nadie es una máquina multiusos; tú buscas ser profesional en tu trabajo, y necesitas toda tu jornada laboral.

#5 No vale con llegar a duras penas

Si funciona, funciona de verdad. Y si no funciona, toca replanteárselo. El problema de trabajar como autónomo es que tendemos a quitarnos parte del sueldo un mes, y a desgravarnos cosas que no tocan otro mes para llegar… Si trabajas por cuenta propia, ten presente que no es cuestión de llegar, sino de tener sueldo, horario lógico, días de vacaciones y ese “montante” por si toca cerrar el chiringuito. Si no tienes todo eso, no está funcionando.

Como contrapartida, tampoco hagas el cafre. Si llegas a duras penas, busca entre las alternativas de las que dispones, siempre será mejor un 75% del sueldo que un 0%, pero no te ates a algo que se está hundiendo.

¡Soy autónomo! ¡Me sobran los dineros!
¡Soy autónomo! ¡Me sobran los dineros!

Y… ten una alternativa, y aprende. Mientras estés lanzándote al vacío, dedica todos tus esfuerzos a ello. Una vez las cosas se han asentado un poco, valora qué vas a hacer si se tuerce el asunto, de qué capital dispondrás entonces, etcétera.

La mayoría de la gente con la que me he cruzado no piensa así; siempre están con un ojo en el “salvavidas” (trabajo basura, volver a casa de los padres, lo que sea); las experiencias son experiencias en función de lo aprendido, y no es cuestión de preguntarse qué puedo hacer cuando el negocio ya ha quebrado, pero tampoco vamos a dar el 100% de nosotros mismos si no conseguimos enfocarnos.

Estas son algunas de mis experiencias durante estos cuatro años, o un montón de chorradas. Tú decides. Aquí quedan, y si alguien puede sacarles provecho que lo haga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s