Ateo de colegio católico

En un Estado aconfesional, el punto de partida debería ser la ausencia de cualquier manifestación de confesión.

Hace unos días, murió un comunista. La noticia se divulgó rápidamente debido a que empezaron por intentar encasquetar una cruz en el féretro y terminaron soportando un responso cristiano en recuerdo de un ateo del Puerto de Santa María (Cádiz).

Las quejas nacían de la acofensionalidad del estado español y de la falta de previsión de la funeraria. En un Estado aconfesional, decían, el punto de partida debería ser la ausencia de cualquier manifestación de confesión. Y que, quien profese alguna, pueda reclamarla.

Vaya todo eso por delante. Por detrás, aunque no demasiado, tenemos a políticos invocando a la virgen y curas que pueden decir lo que les salga de… la sotana sin afrontar consecuencia alguna. También los hay quienes confunden aconfesional con multirreligioso, así que apaga y vámonos.

Cementerio del Puerto de Santa María (foto)
Fotografía de Público que ilustraba la noticia con una captura del cementerio municipal. Con sus cruces, y sus tumbas, y sus flores, y sus cosas…

Al cerrar el navegador, me puse a hacer memoria y descubrí que jamás he ido a un funeral sin símbolos religiosos cristianos. Se toma como la norma, se acepta como statu quo; esta historia, por tanto, era noticia debido a su excepcionalidad, debido a que a nadie se le ocurre poner el grito en el cielo porque el finado era ateo y aparece por ahí un crucifijo y un Jesucristo apretando los dientes o enseñando estigmas. Visto así, se trata de un choque entre contrarios: legalidad y alegalidad, religión y confesión,  normativa frente a realidad.

No es que al muerto le importe. En realidad, no le preocupa ni tan siquiera a la funeraria. Si se ponen de moda los ataúdes sin cruz, ya se encargará el fabricante, deben pensar; son cosas del mercado, y poco más. El estado, quien debió apuntarse un tanto en el setenta y ocho con unos cuantos miles de votantes, sigue en ese resbaladizo camino de mantener el rumbo que dicta la corriente hasta que cambia este cambia y hay que rectificar en el último momento.

De un modo u otro, la familia es la única que paga. Si son gentes sin ideales, por lo menos soltarán un buen pastón vía directa o sangrado tras sangrado, mes a mes, hasta que alguien la espiche. Por el contrario, si se trata de esa rara especie que desea mantenerse fiel a uno mismo y a sus creencias, sean del tipo que sean, les costará demasiadas peleas e incluso cierta prostitución de los mismos, terminando muy probablemente en una pseudovictoria amarga que querrán olvidar cuanto antes al salir del tanatorio.

Por mi parte, si de veras puedo aportar algo de luz a todo esto, se lo debo al colegio salesiano en el que crecí. Allí, entré agnóstico y salí ateo, y descubrí que, por regla general, los curas son mejores que las monjas y pellizcan menos. Durante años, también viví con el miedo a morir en pecado: hasta que comprendí que todos aquellos que pensaban como yo, vivían muy poco y pensaban demasiado en lo que no podían hacer.

Don Bosco, fundador de los salesianos
Don Bosco, fundador de los salesianos. Y los curas nos hacían cantar: ¡Salve, don Bosco santo, joven de corazón!

Paulatinamente, me olvidé de eso, e incluso de las típicas misas de despedida por el padre Bartolomé que le había dado un apechusque, por sor Inés que había muerto en Benidorm ese verano o la buena de doña Eulalia que se había encontrado con el Creador antes que con la jubilación. Hoy, recuerdo que siempre pensaba lo mismo: “Mira, qué mañana más buena para estar por ahí, y no hablando de lo bonito que es irse al Cielo.”  

Pero bueno, también es bonito el pastón que suelta la familia por una misa y el gasto en flores y en el ataúd, supongo. Mientras unos están jodidos por la muerte, o aburridos de soltar billetes y billetes para enterrar los huesos en un nicho, otros están contando beneficios del único negocio en el que nunca hay crisis.

Supongo que para los amigos y familiares del José Bueno de la noticia, un entierro sencillo y que honrase su vida y su memoria era suficiente, si bien para España eso de romper con la tradición fue, de nuevo, demasiado trabajo.

Por mi parte, desde que tuve constancia, simpaticé mucho con la idea del abuelo materno de mi pareja, al que nunca conocí, quien decía que lo mejor que podían hacer era quitarle el anillo y el DNI de la cartera, que es el único modo de que el estado se chupe los trámites y el precio del entierro. Si todo sigue igual, conmigo que hagan lo mismo, o que me dejen en el bosque con unas cuantas ardillas.

Lo cierto es que puede parecer escatológico, pero mirad la que tenemos montada para que cuatro tíos se pongan a soltarle los pedos a unos cuantos muertos y a embadurnarlos la cara con maquillaje. Así que lo tengo claro, yo prefiero las ardillas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s