Diez artículos que me ayudaron a ser mejor persona

A veces es  bueno echar la vista atrás. Desandar los pasos. Mirar todo lo que has caminado hasta un punto y agradecer la oportunidad a uno mismo y a todos aquellos que lo hicieron posible.

Al filo de las 200.000 visitas —no son muchas, es cierto, aunque agradezco cada una de ellas— no puedo evitar pensar en ello. No me comparo con los demás, pues he cometido ese error demasiadas veces, sino con quién fui y hacia dónde aspiro a llegar. El resto queda para disfrutar el recorrido.

Por tanto, esto va a ser breve, no va a ser un artículo extenso de esos que tenéis que perdonarme constantemente (casi siempre he intentado escribir pequeñas columnas de opinión aquí, pero pocas veces lo he conseguido), sino un recordatorio de unas cuantas horas de navegación por mi propia casa, tanto de forma literal como figurada, que me han demostrado cuánto tengo que agradeceros a todos y todas.

Lo dicho, gracias por estar ahí.

Perrofobia

de 21 de junio de 2016. Una crítica imposible de omitir contra el artículo Perrolatría del escritor y académico español Javier Marías.

De este modo, yo, como responsable de mis canes por los que siento perrolatría estoy obligado a cumplir unas obligaciones y a defender unos derechos propios y otros del animal.

No digas nada

de 10 de mayo de 2016. Sobre la corrupción, la Ley Mordaza, las leyes para unos y las leyes para los otros, las dos Españas y el statu quo.

Guillermo Zapata (Ahora Madrid)
Un edil barbudo de Ahora Madrid que parece ser que la lió con unos tuits.

Tú sé inteligente: no digas nada. ¿Por qué arriesgarse? ¿Para qué dejar el ordenador y salir a la calle? La Ley te lo prohíbe. Recuerda. Sé inteligente. Cállate. Asiente. Haz otra cosa. Mira hacia otro lado. No hagas nada. No te metas en líos.

Sobre Alfredo A. C.

de 26 de abril de 2016. Sobre todas esas personas que han cambiado el rumbo de nuestras vidas; en mi caso, el profesor de Lengua castellana y Literatura. ¿Y en el tuyo?

Otro Alfredo y yo
Como mi archivo gráfico es limitado, ahí va una foto de otro Alfredo con el que me escapé de algunas clases, pero no de Lengua castellana y Literatura (si podía evitarlo).

Era alguien; alguien alegre, liberal, muy de la Movida, y supongo que lo seguirá siendo con una década más a rastras. Alguien que sabía que las cosas no se han de forzar, que llegan cuando llegan, que son años malos para los del pupitre y que, si uno lo toma demasiado en serio, no saldrá vivo de ahí.

Cuando ser pobre era ser libre

de 9 de febrero de 2016. De lo malo que fue vivir una adolescencia con Kung Fu en la televisión, Lorca en la mochila y las mejores Olimpíadas del mundo gracias a un Freddy Mercury que no alcanzó a conocerlas.

[…] la gran ciudad es cruel desde su nacimiento; ya lo dejó escrito Lorca tras visitar Nueva York, envuelto en aquel espectáculo de suicidas, de gentes histéricas y grupos desmayados, que se ha exportado al mundo entero.

Indultad a Rompesuelas, el Toro de la Vega

de 13 de septiembre de 2015. Que no consiguió su cometido, porque, pese a llegar a muchas personas, solo lo hizo a quienes quisieron escuchar. Eso sí, vaticinaba lo que todos sabíamos: la fiesta del Toro de la Vega, que nunca fue fiesta, no duraría.

Muerte de un toro en Tordesillas durante la celebración del Torneo del Toro de la Vega

Sabed que, con este texto, yo rompo una lanza más por el Toro de la Vega, y os confieso que estoy harto; estoy harto de que estas manos con las que escribo sean tan parecidas a aquellas que, cada septiembre, dan muerte a un animal tan noble.

Retrato de Lucía

de 12 de marzo de 2015. Sobre las enfermedades raras, unos padres que lo hicieron todo por su bebé y una niña increíble que se llamó Lucía.

Detalle de 'La dama de la perla' (Johannes Vermeer, 1666)

Soy Lucía, y tal vez, durante las últimas semanas, has leído en diagonal unas líneas sobre mí. Unas líneas que quizá ni recuerdes dónde estaban; porque soy otra historia que ha pasado inadvertida ante tus ojos. Otro pedacito de mundo que creías que te ibas a perder. Deslizándose en tu muro de Facebook o en tu timeline de Twitter. ¡Silenciosamente adversa para todos! Así me ha conocido la mayoría en mis primeros meses de vida: como un destello en sus pantallas, un correo electrónico, una breve charla de sobremesa de domingo…

El cielo es rosa

de 19 de enero de 2015. Una historia de un cerdo, no de un perro, y ahí queda su maldición. Nada nuevo bajo el sol.

¿No puedes? ¿No puedes cambiar el mundo, verdad? Abre la jaula. Corta la reja. Déjame libre. Veo a los cachorros desde aquí; comen, ajenos a todo lo que sucede. ¿Harás lo mismo cuando mi nombre se haya olvidado? Cuando no sea nada, solo tumbas dentro de vosotros.

De cómo tu perro cambió mi (nuestra) vida

de 8 de enero de 2015. Probablemente el texto por el que estás aquí, por el que sigues leyéndome o te suscribiste al blog. Relato de despedida a un amigo o carta protesta contra el maltrato animal: tú eliges.

Caos en terraza (junio, 2012)
Caos descansando en una terraza (junio de 2012).

¡Hola! Esto es una carta extraña, pues no sé a quién le escribo. Solo espero que algún día, por suerte o por tenacidad, llegue a la persona que abandonó a Caos: nuestro perro, que antes no fue nuestro, sino de alguien que no lo merecía.

Excálibur y el extraño caso del ébola y la idiotez política

de 8 de octubre de 2014. El sacrificio de la perra de Teresa Blanco, una vergüenza más por la que sentirse español; la tristeza y la incomprensión que la mayoría ya habrán olvidado, pero que es suficiente para mí para no votar jamás a esos malnacidos de mierda.

Pobre Excálibur. ¿Sabrá ella algo de lo que ha pasado?  Yo que tengo perros sé que son muy espabilados, pero supongo que la idiotez del Partido Popular también le ha cogido por sorpresa.

Voy a abandonar a mi perro

de 26 de mayo de 2014. Otra carta más sobre por qué jamás deberías abandonar a un perro; el segundo texto más leído de este blog —por asociación con el de Caos, imagino— y la excusa para no olvidar que ellos nunca lo harían.

Dana y Teo, uno de nuestros gatos.
Dana y Teo, uno de nuestros gatos.

Y es que entiendo que creas que soy idiotaComprendo que tú no tengas tiempo ni dinero que gastar en un bicho de doce o catorce años que te encontraste maltratado y moribundo en una carretera, pero a mí me vale con poder dar a ese animal algo de paz y tranquilidad que le permita dormir con los dos ojos cerrados al fin.

16 comentarios en “Diez artículos que me ayudaron a ser mejor persona

  1. carmen

    Ja! yo también encontré “Doblando tentáculos” por el artículo de Caos, y siempre que recibo uno nuevo, soy feliz, aunque lo que leo sea casi siempre bastante triste. Casi todos los días me siento impotente. Javier pone palabras a mis sentimientos.

    Me gusta

    1. Lo cierto es que a veces me da pena sacar tantos temas tristes en el blog, ¡tocará ir hablando también de vez en cuando de cosas más alegres! 🙂

      ¡Muchas gracias por tus palabras, y por seguir por aquí después de más de año y medio de aquel artículo-despedida de Caos, Carmen! 🙂

      Me gusta

  2. laura

    Holaaa. Tienes facebook. Es genial lo que escribes. Eres muy buena gente. Tengo una perrita clavada a Caos que adopte con 9 años y con problemillas de salud pero ahi vamos. Seria guai poder seguir tus escritos

    Me gusta

      1. Poco a poco, como dices. Lamentablemente, poco a poco. El tema ha mejorado gracias a un aumento de la concienciación colectiva, pero queda mucho camino. Esperemos que siga así.
        Mi “Alce” en principio no tenía relación con el animal, pero así se quedó 😀

        Me gusta

        1. ¡Hola de nuevo! (Perdona la tardanza en contestar, que he estado unos días desconectado de todo a final de mes.) La única forma de que esto mejore (ya sea protectores, ya sea un consumo ético de carne y pescado, aunque, si has leído el blog, habrás visto que yo no creo en que eso pueda existir) es, como tú dices, que la gente tome conciencia y cambie su forma de vida en la medida de sus posibilidades. Es genial “asustarse” o ponerse malo frente al maltrato animal, o echarse las manos a la cabeza porque sitios como California en EEUU que tenían una sequía brutal, pero le metían ternera hasta en las ensaladas…

          En definitiva, que esto va por pasos. Primero, nos damos cuenta de todo lo malo que hay a nuestro alrededor, después de que tenemos el poder de cambiarlo, aunque sea a través de pequeños gestos, y, por último, tomamos partido de la forma que cada uno considera. 🙂

          ¡Un saludote!

          PD: Me has dejado intrigado con el “Alce”.

          Le gusta a 1 persona

          1. Nada que añadir a lo que dices. Ciertamente, soy muy pesimista con respecto al tema. Aunque el movimiento vive un período de auge (que no creo que se vaya a quedar en una moda pasajera, sino que ha venido para quedarse y aumentar) y los avances se han producido, el entramado de intereses socioeconómicos y los condicionantes culturales son excesivos.
            En fin, esperemos que esto siga.
            P.S: El alce es un acrónimo de mis tiempos mozos, cuatro palabras que utilizaba mucho en mis sesiones roleras (Aproximadamente, Lupanar, Ciclópeo, Extintor, esta última, por una cuestión disléxica al confundirla con un lanzallamas…), y el lord, para darle una pátina de respetabilidad 😀

            Me gusta

            1. Esto último que comentas es algo imprescindible para entender las palos en las ruedas de muchos de los movimientos que han surgido, porque el dinero y los intereses financieros y privados priman —muchas veces canibalizando al sector público— por encima de la ética, el consumo responsable y el crecimiento sostenible, etcétera. Sobre todo esto, hablaré más por aquí; en especial, a partir de este mes, que tengo que empezar a daros la tabarra a los, cada vez más (sorprendentemente), que me leéis por aquí antes de que me publiquen el libro. 😉

              Dicho esto, me ha encantado la explicación de lord Alce. ¡Por cierto, me pasé por tu blog y ya tienes a otro seguidor, que lo sepas! 🙂 (Me encantó un texto sobre la música del universo.)

              Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s