Textos que dejan huella (I)

Me gusta la sensación de no saber qué escribir aquí la próxima semana. Si lo supiese, si llevase un calendario con todo lo que quiero publicar, estoy convencido de que escribiría menos. Es genial ver una noticia en el diario, como ocurrió hace unos días con el autobús de Hazte Oír, y pensar: “Sobre esto quiero dar mi punto de vista en algún sitio.” O que las cosas salgan bien, mal, o regular, y puedas venir aquí, darle tres vueltas de tuerca y aceptar que tu padre está muerto, que no tienes un trabajo medio normal, o que un Fulano te ha consultado en el bar sobre su posible suicidio. Un blog se arriesga a no funcionar si depende de este tipo de historias —y mira que soy propenso a caer en ellas, o aficionado, ¡qué se yo!—, y tampoco puede pervivir si no encuentras paz entre tus demonios.

Fotomontaje autobús Hazte Oír (piña)
Uno de los muchos fotomontajes del autobús que corren por Internet.

Por eso existen este otro tipo de textos entre las columnas de opinión y los ensayos animalistas, por eso aquí también se habla de cine y de televisión, por eso, os relato sueños e historias, y, hoy, recomiendo otros artículos y otros blogs también. No sé cómo surgió esta idea, ni cuándo, pero a medida que le he ido dando vueltas, me ha parecido que tenía más y más sentido.

Locura documentada

Entre mis nuevas aficiones de las que apenas he hablado están los documentales y las ponencias TED y TEDx, por ejemplo. Y lo comento porque sigo buscando la forma, y sobre todo, el tiempo de incluirlas aquí. Mucha gente todavía mantiene una visión tradicional del documental explorador típico de los mediodías de La 2: de imágenes evocadoras y exóticas unidas a un discurso plano que, antes o después, se acompañaba de horizontalidad corpórea en el sofá.

Los documentales, hoy, se remueven entre las individualidades en busca de una objetividad total inalcanzable; nos explican la crisis mundial, y la que aún arrastramos en casa; también cómo funciona el mundo, y los mercados a través de un discurso propio, y muchos de los problemas que enfrentamos a nivel de sostenibilidad, de ecologismo o naturaleza, que mucho han cambiado desde aquellos documentos preciosistas de los noventa.

Supongo que el compañero Eugenio Fernández, de Nasua, tiene mucho que ver con este nuevo planteamiento que brota aquí. Y podría decir que se debe al hecho de tratar algunos de estos grandes documentales en su propio espacio (10 grandes documentales que deberías ver), pero creo que no es exactamente eso. Más bien se trata de la filosofía que hay detrás, esa que nos dice que hay nuevos medios, y nuevas formas de narrar, y que se puede crear un texto divulgativo de ciencia hablando de El Rey León (os recomiendo que leáis su artículo sobre La biología tras ‘El rey león’).

También os pueden interesar estos documentales: 

Solo sé que no sé nada

y ahora no sé qué es la virtud; tú quizás lo sabías antes de hablar conmigo, pero ahora eres ciertamente igual a uno que no sabe.

Menón, Platón

Asimismo, tras el primer mes en el posgrado que estoy cursando sobre Conocimiento del Mundo Animal,  han salido muchísimos temas de interés relacionados con biología, etología, bienestar y maltrato animal, antrozoología, e incluso investigaciones relacionadas, de algún modo, como las del profesor Jack Schultz sobre la fisiología de las plantas, quien afirma que las plantas tienen sentidos, como ya adelantaron Bird y Thompkins en La vida secreta de las plantas: una obra que también saltó a los medios audiovisuales a través de la BBC.

Las plantas crecen siempre
Fragmento de una viñeta de Pictoline (aquí completa) sobre la naturaleza de las plantas.

Como esperaba, junto a mis compañeros (en realidad, compañeras, por goleada), me he sumergido en sesiones muy heterogéneas donde siempre nos falta tiempo y ya han surgido cuestiones sobre ética y alimentación, que me han llevado hasta artículos muy recomendables publicados en este último mes, como la entrevista al catedrático Miguel Ángel Martínez-González, experto en dieta mediterránea, que apareció hace unos días El País Semanal; el trabajo de la Cátedra Fundación Affinity o el alucinante proyecto la doctora Núria Querol con el FBI que conecta cuestiones de antrozoología, psicopatías y maltrato animal.

También os puede interesar: 

Se trata de algo que no tiene fin, y que, a veces, gusta de ser ligeramente anárquico y caótico, imagino. Y será, porque mientras termino este extraño artículo, Suani, una amiga mía que siempre está sonriendo, me comparte un texto que ha publicado El Mundo hoy (La pesadilla de las mascotas, de Ana Barrio); lo leo cafeteando, y niego varias veces de forma involuntaria. El artículo no solo es terriblemente especista, aunque ella no lo sepa, sino que, a su vez, aboga por el maltrato animal desde la inconsciencia; aboga por la irresponsabilidad, por el consentir, por la ausencia de asertividad, y de empatía; y no solo con los «bichos», sino también con sus hijos. Pero ese artículo requiere una réplica en toda regla, o algo similar, puede llegar mañana, o pasado, lo que sí está claro es que hay algo que aquí, y en otros sitios*, estoy haciendo bien, y sonrío por un instante.


* Esta semana, El caballo de Nietzsche ha publicado mi primer artículo de opinión como colaborador. Se titula Todo el odio es odio, y rescata las opiniones del escritor y columnista Quim Monzó sobre el feminismo animalista y por qué yo sí creo que ambas cuestiones se encuentran íntimamente relacionadas. ¡Os invito a leerlo también!

Anuncios

2 comentarios en “Textos que dejan huella (I)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s