Eras

Eras es un lugar ficticio. Puedes consultar cualquier globo terráqueo si lo tienes a mano, aunque no vale el esfuerzo. Sin embargo, si me pusieran una pistola en la sesera, juraría que es un sitio muy grande y con bastante gente sin nada mejor que pulular de un lugar a otro molestándose entre sí.

No se parece a Mundodisco. Por lo que Rincewind no tendría que enfrentarse a monstruos en las Dimensiones Mazmorra, ni vivir en un mundo que se sostiene gracias a cuatro elefantes de nombre ridículo y una gran tortuga espacial. Tampoco tiene una ciudad tan interesante como Ankh’Morpork, ni mosqueantes símiles con cualquier civilización pasada o presente de las cuales podamos haber visto u oído algo. ¡Ah! Tampoco lo ha creado el mejor escritor británico de fantasía y ciencia ficción de la historia, por lo que no le llega a la suela del zapato.

Pero tiene bastante magia, gente con mala leche y dragones. ¿Por qué no iba a tener dragones?

Contiene personajes asombrosamente anodinos. Como Steve, el vendedor sifilítico de perritos calientes, y ocas bizcas que algunos clanes élficos con afición por el ritualismo extremo crían con fines controvertidos.

Multitud de guiños a la fantasía y la ciencia ficción. Eso no significa que aparezcan vampiros samurai ni grandes arañas mecánicas ambientadas en el Lejano Oeste. ¡Hay que ser idiota para pensar que alguien se dedicaría a crear bichos TAN absurdos!

Historias breves y otras no tan breves. Vamos, que escribo lo que me sale de l… sin una extensión fija.

Relatos cortos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s