¡Casi cataclísmico!

Alguien se ha colado por aquí y ha empezado a borrar las entradas del blog. No sé si eso significa que lo estoy haciendo bien, mal, que hay mucho cabronazo (o cabronaza) suelto, o que alguien se ofendió: no se me ocurren más posibilidades. ¿A vosotros qué os parece? Por mi parte, espero que no haya más sustos y contextualizo todo esto con una captura del último episodio de la serie Dinosaurios, que era para niños, pero moría allí todo quisqui (¡hasta el bebé!) por culpa de Earl, su jefe y otros tantos de la empresa PorqueYoLoDigo a los que les importaba tres cojones la naturaleza y llevaron lo del calentamiento global hasta las últimas consecuencias.

dinosaurios-final-serie
Y la musiquilla del inicio qué, ¿eh? ¡Molaba un montón!

Sed buenos/as y no hackeéis cuentas ajenas. Y no me hagáis escribir hackear, que está aceptado, pero da urticaria.